lex mercatoria españa

Lex Mercatoria es un conjunto de principios, costumbres y práctica del comercio, así como los modelos de los contratos propuestos por las organizaciones o asociaciones que sirven como la base para los derechos y obligaciones contractuales entre las partes. Principios de Lex Mercatoria jugaban una parte importante en el comercio de los siglos XV-XIX.

El término nació en los tiempos medievales cuando surgió la necesidad de regulación de relaciones contractuales entre los comerciantes de diferentes países. En el mundo actual la Lex Mercatoria representan los Incoterms, los principios Unidroit, modelos de los contratos, por ejemplo, de la FIDIC o GAFTA, y muchos más. Además, en la actualidad la Cámara de Comercio Internacional se refiere en sus modelos de contratos a la Lex Mercatoria que significa no solo su aplicación práctica sino el crecimiento del rol a nivel internacional. Sin embargo, los principios de Lex Mercatoria son muy teoréticos y es bastante complicado aplicarlos en práctica de forma aislada.

Vamos a ver en este artículo algunos principios importantes de la Lex Mercatoria.

    • Pacta sunt servanda. El principio tanto del derecho internacional como nacional (art. 1091 del Código Civil de España) que significa que los contratos tienen que ser cumplidos de acuerdo con sus condiciones.
    • Abuso de derechos. Este principio nos refiere a la situación cuando una parte se encuentra incumplida de alguna disposición del contrato, la otra parte tiene derecho dando el tiempo razonable para cumplir con sus obligaciones a rescindir el contrato con «remedies», en el caso contrario se considerará la situación como abusiva.
    • Buena fe. Otro principios que tiene su reglamentación no solo a nivel internacional, sino también nacional en el art. 7 del Código Civil de España.
    • Rebus sic stantibus («hardship»). En pocas palabras esta cláusula significa algún acontecimiento que influye en el cumplimiento del contrato de tal manera que hace más costoso su cumplimiento, como alto nivel de la inflación.
    • Culpa in comprehenda se refiere al proceso de negociaciones cuando una parte injustificadamente las abandona, por lo que la otra parte tiene derecho a demandar la otra parte por confianza y tiempo perdido. ¿Cómo evitar esta situación? Las partes pueden indicar en el LOI (Letter of Intent) que en el caso de no conclusión del contrato, ninguna parte será responsable por tal omisión.
    • Los casos de fuerza mayor requieren negociaciones entre las partes.
    • Los contratos que incluyen métodos de aseguración ilegales o deshonestos son nulos ex tunc (de pleno derecho). Son, por ejemplo, casos de cohechos.
    • Si una parte se encuentra en el incumplimiento sustancial, la otra puede no cumplir con sus obligaciones. Por ejemplo, si en el caso del impago de la primera entrega, el vendedor tiene derecho a no suministrar el resto hasta que reciba el pago.
    • Entidades públicas no pueden referirse a la falta de capacidad o autoridad para eludir la ejecución del contrato y tiene que cumplir sus obligaciones. Sin embargo, no es posible someter el disputo con las entidades públicas al arbitraje internacional.
    • El oro puede sustituir el método de pago actual para evitar fluctuaciones monetarias, aunque es preciso recordar que en el caso del pago con oro o petróleo, se considerará la transacción como el permuta.
    • Silencio se considera igual al consentimiento, el principio, que solo se acepta por la práctica de contratos comerciales y nunca en la contratación civil.
    • Principio de salvación significa que la invalidez de cualquier artículo del contrato, no llevará la invalidez del contrato entero.
    • La obligación de actuar con rapidez y diligencia debida para salvaguardar los intereses de otra parte. Por ejemplo, en los casos de fuerza mayor notificar inmediatamente para poder alegar el evento de fuerza mayor.
    • Otro principio está conectado con el anterior y significa en el caso de emergencia una parte debe mitigar las pérdidas de otra parte, aunque es poco probable que el juez declare que en el caso de que otra parte haya actuado con mala fe y haya causado la situación excepcional, aquella parte siga siendo responsable de mitigar las pérdidas de la contraparte. Como ejemplo, ponemos el caso de la avería gruesa, no arrojar totalmente las mercancías al mar, si es suficiente hacerlo parcialmente para evitar el daño de pérdida de la carga.
    • Otro principio permite al juez a clasificar el contrato según su propia voluntad no obstante lo indicado en el apartado de las definiciones del contrato.
    • La indemnización por incumplimiento está limitada por la cuantía previsible

Es todo para hoy. Volveremos el mes que viene con otra parte de reglas de FIDIC. Deje su comentario o pregunta si algo no le ha quedado claro.

Principios de Lex Mercatoria: el pasado y el futuro del derecho abstracto del comercio internacional
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *